El primo de un amigo.

Existen historias en nuestras vidas que ni siquiera sabemos cómo o cuándo iniciaron… pero que están ahí, y por siempre serán parte importante de nosotros…

Todo inició en un bar, se acercaba el cumpleaños de mi mejor amigo y nos citó a varios amigos para poder planear un pequeño viaje para celebrar su cumpleaños.

Al llegar, ya estaba la mayoría de nuestros amigos en la mesa, así que busqué un lugar en la mesa quedando enfrente de una persona desconocida para mi. En ese momento no pensé que esa persona enfrente de mi llegaría a ser tan importante en mi vida…

Aún recuerdo como ese día me sentí impresionada por el ingeniero aeronáutico que tenía frente a mi… tan seguro de si mismo, tan masculino… muchas cosas pasaban por mi cabeza, pero no podía dejar de escuchar todo lo que platicaba…

En realidad no se cómo fue que nuestra relación comenzó y de alguna manera pensé que él era el indicado… Me sentía contenta y tranquila y todo fluía.

En mi primer cumpleaños que pasamos juntos, me regaló un libro en blanco sabiendo de mi pasión por escribir y fomentando así que continuara escribiendo.. y fue así como escribí mi primer libro… dedicado a él… al que en su momento creí el amor de mi vida (en estos momentos no puedo decir si lo es o no, hace 2 años que nuestra relación terminó)

Muchas cosas buenas hay de esa relación, así como las hay malas que hicieron que termináramos, pero siempre le voy a agradecer ese libro, el cual llené con mi propia alma.

Poco a poco iré compartiendo con ustedes ese libro tan especial para mi… un libro que ni siquiera él leyó por mil razones…

Aquí les dejo la primer página…. Espero les guste.

-H

IMG_20160205_004734

Siempre supe que el primer libro que escribiera iba a ser especial…Que sería para alguien que cambiara mi mundo. Hoy te escribo a ti, que no sólo haz sido mi inspiración, sino también mi apoyo y mi complemento.”

 

 

 

Santiago

El día de ayer me habló Santiago. A veces me parece increíble que después de casi 7 años de estar en un limbo amoroso (por no decir atracción sexual y física únicamente) sigamos con mensajes recurrentes y de manera esporádica.

Santi tiene el gran problema de que nunca cambiara su promiscua e inestable formal de ser… y yo tengo el gran problema de siempre volver a caer aún cuando me he prometido no hacerlo.

La primera vez que lo vi fue en mi cumpleaños número 17.. y, como es costumbre en mis cumpleaños, mi día había iniciado siendo un desastre y no pintaba para mejorar; hasta que sonó mi celular y mi mejor amiga (la cual estará en muchas de mis historias, pues es mi cómplice de tonterías, locuras y sobre todo de vida) y su novio notaron que, como era costumbre, mi familia se había ido a hacer lo que sea que hacían siempre que se iban.

No hizo falta mucho para que MariFer y Eduardo me convencieran de salir. Y en menos de media hora estaban afuera de mi casa para celebrar mi cumpleaños como se debía. Al llegar, la primera persona que vi bajar del auto fue Santi, pero en mi fase de diva de aquella edad provocó que casi ni le dirigiera la palabra.

Y pensar que para el final de aquel día nos besamos….. que digo besar si fue mucho, muchísimo mas que eso (oops!)

No quisiera contar toda nuestra historia en una entrada. Sólo quiero destacar que la última vez que hable con él (mediados de diciembre aproximadamente) tenía como novia a una loca psicópata que además de revisar su celular decidió escribirme por inbox en facebook desde el perfil de Santiago pidiéndome que me alejara de su novio y que ella se iba a casar con él ( Antes de estos incómodos mensajes, habían pasado como 8 meses desde la última vez que yo había sabido de Santi) y que estaba embarazada.

Al día siguiente, recibí una llamada de Santiago pidiendo disculpas y “de paso” pidiendo vernos para platicar… y tonta yo accedí.  Es extraño, generalmente dejamos mucho tiempo entre cada encuentro… pero aún así resulta muy fácil para los 2 contarnos todo lo que ha pasado en nuestras vidas, y al decir todo, me refiero a absolutamente TODO.

“ya voy a cortar con ella” “yo no creo que esté embarazada, solo lo hace para amarrarme” “si no fuera porque me debe mucho dinero, ya hubiera terminado con ella”….. Si, Sé que parecen de película sus frases, pero  por alguna extraña razón, las creí.. o me hice creer a mi misma que las creía para no sentirme culpable de lo que sucedió después (si, podrán imaginarse que fue lo que sucedió) .

Ahora, justo el día de ayer envió un mensaje, y pasan varias cosas por mi cabeza… pero ninguna se parecer al pretexto que usaré para no verlo o el argumento que debo darme a mi misma para no verlo.

41-7iAJ-QYL._SY300_